La Iglesia de Camarma pertenece a
la tradición de iglesias románico-mudéjares. Camarma pertenecía en el siglo XII
a la Diócesis de Toledo. En este siglo se ordenó que cada lugar construyera su
propia iglesia.

Tiene artísticamente similitudes
y rasgos comunes con las iglesias del foco toledano; Cristo de la Luz (arcos de
medio punto concéntricos en el cuerpo bajo exterior del ábside) o Santiago del
Arrabal, (tres órdenes compuestos por arcos concéntricos, en éstas apuntados),
aunque por la localización geográfica y la casi exactitud de su factura deba
también relacionarse con la tradición castellano-leonesa, (iglesia de San Feliz
en Saelices del río Turón, Iglesia de San Pedro de Alcazarén, San Andrés de
Olmedo o Asunción de Nuestra Señora en Muriel, o San Miguel en Aldea de San
Miguel).

En el exterior presenta un ábside de tres cuerpos de 11 arcos, módulo muy empleado en
el románico mudéjar, estos arcos son de medio punto, con otros circunscritos, y rematando con canecillos de ladrillos volados

El interior de este ábside
recubierto de yesos y quemado por un incendio, deja ver en el cuerpo bajo una
arquería simple de arcos aparentemente apuntados y en la línea superior una
cornisa de ladrillos aplantillados. Se cubre como es habitual con una bóveda de
horno.

La iglesia se ensancha tras el arco formentero en un anteábside del que se conservan sus muros casi completos, pero su bóveda ha desaparecido, aunque sí se puede comprobar el arranque que claramente deja adivinar la existencia anterior de una bóveda de medio punto.

El resto de la Iglesia está realizado en cantería, mampostería y ladrillo. Es de tres naves separadas por columnas platerescas que soportan arcos de medio punto, se cubre la central
alfarje con tirantes dobles mientras que las laterales lo hacen por
techumbre a un agua, y se construye a partir de 1560 por el maestro Martín de Mújica. Se abre a los pies del templo una portada con un arco de medio punto con hornacina plateresca y herrajes del siglo XVII. En el lado de la Epístola hay otra, cegada, donde en una de las jambas se lee la inscripción “1568 se acabo la iglesia”. Posteriormente es reformada y se añaden nuevos elementos, entre ellos el cuerpo alto de la torre que data del siglo XVII, ésta es de tres cuerpos de mampostería y cantería y está situada a los pies del templo del lado del Evangelio. Se cerró la cabecera, transformándose en sacristía y se añadieron sendos cuerpos sobre el anteábside ocultando su arquería mudéjar. Estos elementos se han recuperado en la última intervención restauradora.

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Parroquia de San Pedro Apóstol en Camarma de Esteruelas